YO BAILO Y LA CULPA ES DE LA JUNTA

/ / COLUMNAS

En Casariche, el municipio sevillano donde más contagios se han registrado en los últimos días, su alcalde ha vertido un monólogo sobre el Covid contra el gobierno andaluz. Decía el alcalde que la Junta llegaba tarde para ayudarles a controlar la pandemia que se disparó en su localidad. Como se ha disparado, también, en otros once municipios de diferentes provincias de nuestra comunidad. En cambio, él, como gestor de toda una localidad tendría que haber mantenido las disciplinas sociales controladas en su municipio a través de reiterados mensajes, bandos o sus propios medios de comunicación, para que los vecinos mantuvieran en activo las medidas sanitarias evitando caer enfermos por falta de una buena diligencia administrativa. El virus nunca se ha ido, porque allí, como en otros muchos puntos de Andalucía, es motivo suficiente para que restrinjamos nuestros placeres. Se han celebrado bodas y funerales con centenares de personas en cada uno de esos encuentros. Es, por tanto, responsabilidad de cada uno de los ciudadanos, tratar, en la medida de lo posible vivir contenidos. No se puede volver a la vida de antes, celebrar un enlace, invitar a doscientas personas y, tras terminar contagiadas muchas de ellas, que a su vez se relacionaban con más gentes del pueblo y fuera de él, llegándose a multiplicar por seis los contagios estadísticos que da Madrid, y luego sorprenderte. Nadie busca, contagiarse. Eso pienso, claro. Y aunque te contamines de manera involuntaria, al menos, que tu coincidencia esté vestida de haber tenido comportamientos ejemplares. Pero no se puede descontrolar la vida de toda una localidad, dejarla al libre albedrío y luego echar la culpa a otros que han de gestionar con una tremenda complejidad legal de competencias el control de la ciudad. Nos contagiamos por culpa de las fiestas, cenitas, copitas, juergas, discotecas, comuniones, bautizos, bodas, botellones y los contagiados se cabreaban contra el gobierno autonómico desde donde están permanentemente diciendo que se mantengan las normas sanitarias. El Covid solo se irá con la vacuna, y cuando la haya para todos. Así que esta costumbre de utilizar la pandemia como azote político es miserable. Véase lo que sucede entre el Gobierno Central y la Comunidad de Madrid donde la envestida política ha alcanzado unos niveles tan estratosféricos como irresponsables. Guerras políticas que calan entre la gente que ya ve el Covid como motivo político en vez de la lucha contra el paro o las coaliciones con independentistas y proetarras. La gente debe creer que el Covid se compra o se vende. Es de locos. Yo bailo y la culpa es tuya.

Compartir esta entrada