Ya no son balas, son tweets

/ / COLUMNAS, EL MUNDO POR MONTERA

Las redes sociales que ellos alimentaron se les han vuelto en contra. Aquellos universitarios antisistema estudiaron la fórmula magistral que utilizan para disparar contra el enemigo. 

Ya no hay balas, son tweets. Decías buenos días, y te hacían un trending topic que las aborregadas masas convertían en lapidación. La izquierda es más extrema de  lo imaginable a pesar de haberse disfrazado de una imagen maternal. Han lanzado mentiras por las redes que convirtieron en verdad, a base de algoritmos.

Ha tenido que venir una pandemia para confinar a mas de 47 millones de españoles quienes, desde sus casas, utilizan las redes para compartir información, críticas o diversión con los suyos. La presión de las redes le resulta insoportable al gobierno social-comunista convertido en víctima del propio monstruo que crearon en su laboratorio.

Y ese monstruo ha llegado a asustarles hasta el extremo de pedirle a su intimo amigo , socialista, Tezano, que lo matara haciendo un CIS a la medida para convertir a España en un país sin libertad de expresión. Lo dijo Pablo Iglesias: “ El periodismo es un oficio que sirve para disparar. Un arma. El simple hecho de que existan medios de comunicación privados ataca a la libertad de expresión, hay que decirlo abiertamente”.

Y aquí estamos: con él de vicepresidente, con un gobierno con mando único  y un CIS buscando influir en la población para prohibir la libertad de expresión y el ejercicio periodístico. No hay que olvidar que el gobierno dio quince millones de euros a los medios de comunicación: alguno lo rechazó. Imagine que el Gobierno paga a los medios de comunicación.

Nadie da dinero a cambio de nada. Ese medio tendrá que complacer las peticiones de los políticos. Así que esa ideología es transmitida por periodistas comprados que, disfrazados de credibilidad, venderán como la Verdad Reveladora.

Prohibido el ejercicio periodístico, de poder contrastar la información en diferentes fuentes, usted creerá que esa verdad divulgada por ellos es la absoluta. Cuando un medio de comunicación está bajo el poder de un partido político que presiona, amenaza a sus empleados, castiga la independencia, tolera el acoso, ningunea a los libres   y  premia al resto de la plantilla que compra los discursos a ciegas antes de que estas, incluso, sean promulgadas, es cuando se ha creado lo que conocemos con Régimen.

Es lo que están pretendiendo conseguir ahora: prohibir la libertad de expresión periodística escudados en los memes y bulos que ellos mismos propulsaron con algoritmos de manera magistral intentando matar a todo aquel que difiere de ellos. No lo permitan. Luchen por mantener nuestra libertad. #YoNoMeCallo.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Compartir esta entrada