Millicent Fawcett Feminismo

Ser mujer y punto

Desde su nacimiento en el siglo XIX -o sea, ayer-, el feminismo, tiene una sola definición: un movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres. Toda definición prolongada de la anterior es una justificación añadida que deriva en verborrea disuasoria. Al hablar de feminismo como una “doctrina social favorable a la mujer”, ya suena a que a las mujeres se les hace “el favor” de disfrutar de algo que esté más allá de la cohabitabilidad común. Esta definición permanece de manera sorprendente, a día de hoy, en el diccionario de la RAE. A la mujer no hay que regalarle el derecho a nada. Tiene el derecho a todo lo que la Constitución nos otorga. Quien enfrenta con sus discursos a hombres y mujeres utilizan la adjetivación atacante. Vox utilizada los siguientes lemas: acabar con el “feminismo superrealista”. Una invención manipulada de un prefijo que denota una posición superior al otro. Si usamos este exceso ya suena a amenaza para el resto de ciudadanos. “En femenino sí, y en masculino, también”. ¿Alguien está en contra de los derechos de los hombres? Hablan de “feminismo maquinador” ¿Qué es el feminismo maquinador? ¿El que ha conseguido que las mujeres puedan estudiar en la Universidad? ¿Que las mujeres tengan derecho al voto, al trabajo, al divorcio, al aborto? ¿Nunca un hombre ha participado en la decisión de abortar? ¿Que las mujeres se hagan respetar como seres independientes huyendo de ser esclavas o lavanderas, enfermeras a las que no se les deja decir ni mu? ¿Qué es, “feminista de género”, “el feminismo rancio” o “una ideología”? El feminismo es una sucesión de peticiones de derecho que deben alcanzar una respuesta inmediata. Se debe transformar a quienes mantienen ese sistema social, económico, político o cultural excluyente. El feminismo no es una moda como ellos acusan. El feminismo es la definición de una realidad que exige un cambio. No es un antojo. Vox mezcla el acabar con “la asignatura de Educación para la Ciudadanía, con el matrimonio entre homosexuales, los lobbies feministas radicales, algunos medios de comunicación, otros partidos políticos y la maternidad arrinconada”. Una mujer es una mujer, y punto. Vox mezcla a los funcionarios que podrían haberse beneficiado de subvenciones, con la lucha por la igualdad económica, social, política, médica, educativa, científica. Mezclando unas cosas con otras, alcanzan su ideal de hacer regresar a la mujer al reducto de los muros de un hogar sin ventanas. Las mujeres no atacamos, exigimos igualdad.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies