justitia-2597016_1920

¿Qué es legislar?

Las leyes nacen en función de las necesidades que requiere la sociedad, según surgen nuevos defectos. Desde la creación de nuestra Constitución hasta las nuevas leyes que se han ido creando a lo largo de nuestra democracia las normas implantadas han pedido tener su propia vida por una necesidad surgida en un momento dado. Cada nueva ley, reforma de ley, enmiendas, crecen a la sazón de los avatares de la propia vida, que nos enseña a enderezar con nuevas normas el camino por el que seguir hacia una sociedad lo más democrática, segura y pacífica posible. Eso de “legislar en caliente” no es más una frase hecha para el enfrentamiento político olvidando el servicio al ciudadano. ¿Cuándo hace frío en la sociedad? No olvidemos que los políticos elegidos lo primero que deben hacer es pensar en el pueblo, estar a su servicio, ser honrados y no caer en la tentación. Y ahora los gobernantes, representantes de las diferentes formaciones, están a la gresca, un mal ejemplo para conseguir una paz social, por culpa de dos asuntos muy sensibles: las pensiones y la prisión permanente revisable , que ya estaba instaurada en el Código Penal desde 2015. Es una ley que se creó, “en frío”, para hacer justicia frente asesinos especialmente graves (para mí todos los son), terroristas, homicidas contra el jefe del Estado o su heredero, jefes de Estado extranjeros y en los supuestos más graves de genocidio o crímenes de lesa humanidad. A ellos es a quienes que se les puede aplicar la prisión permanente revisable. Es decir que después de decirle al reo su derecho a conocer el tiempo de su condena, ésta será revisada para que no vuelva a cometer nuevos delitos. Ésta es la clave de la prisión permanente revisable: que un criminal no vuelva a cometer un delito al salir de la cárcel. De recaer en sus mismas actuaciones es que el sistema de reinserción social en prisión no funciona. La violenta disputa en el Congreso fue bochornosa. Da la sensación de que quienes pretenden derogarla creen que un asesino se convierte en buena persona cuando está esposado, lo vemos encerrado en su celda o en un pequeño patio de altos muros culminados con concertinas. ¡Cielo santo! Si están en la cárcel es por que han cometido un crimen y la labor de las instituciones es que se reinserten de facto. Múltiples liberados que han vuelto a prisión por reincidir. Si pueden salir a la calle es porque han cumplido su castigo y jamás volverán a ser un peligro para la sociedad.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies