vatican-2851664_1920

¿Por qué nos violan? ¿Por qué nos matan?

Por esta cultura, vertida por grandes sabios ignorantes, en la que se sigue creyendo. Porque el Código Civil español de 1889, establecía: “El marido debe proteger a la mujer, y la mujer debe obedecer al marido”. Porque Aristóteles, discípulo de Platón, maestro de Alejandro Magno, ha pasado a la historia reconocido como un sabio que vive en el presente como un gran influyente del sentido común, ya que transformó el conocimiento filosófico, de la ciencia, la metafísica, la filosofía política, la retórica, hasta la astronomía o la biología, pero que escribió entre otras frases éstas: “La mujer es por naturaleza inferior al hombre; debe pues, obedecer. El esclavo no tiene voluntad; el niño la tiene, pero incompleta; la mujer la tiene, pero impotente”. Y, ésta otra: “La naturaleza sólo hace mujeres cuando no puede hacer hombres”. Porque el comediante Plauto, con gran popularidad e influencia en su época, también reflexionó así: “Por bien que hable la mujer está mejor callada”. La gente se partiría de risa… Como ahora, ¿no? Porque el humanista, filósofo, filólogo, y teólogo Erasmo de Rotterdam sembró con su sabiduría pensamientos como el siguiente: “La mujer siempre será mujer, es decir, estulta, aunque se ponga la máscara de persona”. Hay otra del teólogo y fraile alemán, Lutero, cuyas enseñanzas inspiró el luteranismo con reformas protestantes, teológicas y culturales. Dijo tan convencido y convenciendo a la humanidad: “No hay manto ni saya que peor siente a la mujer o a la doncella que el querer ser sabia”. O Voltaire: ” Una mujer amablemente estúpida es una bendición del cielo”. Y Schopenhauer, que está considerado como uno de los filósofos más brillantes del siglo XIX: ” En última instancia, la mujer solo existe para la propagación de la raza”. Pierre Proudhon, también filósofo dejó de recuerdo esta brillante frase: “En el orden mental como en la generación, la mujer no aporta nada personal: es un ser pasivo, enervante, de conversación y caricias agotadoras. Debe huirla quien desee conservar en su plenitud las energías corporales y espirituales: la mujer es homicida”. Este ejercicio de recuperación de frases ilustres, de grandes sabios, que han formado los cimientos culturales de nuestra sociedad son infinitos. Los asesinos, violadores y maltratadores supongo que no habrán leído a ninguno. Pero llevan dentro de su puto ADN el derecho de violarnos, matarnos. ¿Pero de qué coño vais, tíos?

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies