Legionaria2

Madres legionarias

Si hoy en día una dama legionaria es sancionada por ejercer de madre hay que adaptar las normas a la realidad del siglo XXI. Es evidente que la Legión ha de actualizar su credo, sus preceptos y casi todas sus normas. Desde que José Millán-Astray fundara la Legión Española, allá por 1920, pocas son las reformas que se le han aplicado. Tuvieron que pasar setenta años para aceptar a la primera mujer: Pilar Hernández Frutos, que es teniente coronel en el acuartelamiento general Cavalcanti, a las afueras de Madrid, donde se le cuadran todos los cadetes . Hoy se cuentan por centenares las damas de la Legión. Sería interesante conocer los datos de cuántas legionarias han sido madres durante todos éstos años. Saber qué dificultades y derechos les albergan para poder ejercer de madres. El último caso, flagrante, es el de una militar perteneciente al Tercio Juan de Austria, con sede en Viator (Almería), que ha sido sancionada. Ella y su marido, también militar del mismo Tercio, vieron que se acercaba el día de la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería. Con tiempo pidieron un día de asuntos propios para poder cuidar a su hija de dos años el día del desfile militar. El alto mando les denegó, a los dos padres, el día de asuntos propios requerido. Trataron de que alguien pudiera cuidar a la niña el pasado 8 de diciembre. No encontraron a nadie disponible y las guarderías estaban cerradas por ser día festivo. Ella tuvo que quedarse cuidando a su hija. Su marido, sí desfiló. Esta unidad de choque debe cambiar su base espiritual, porque tan patriótico y heroico es dar tu vida en un campo de batalla como dar tu vida al parir una criatura. Una magna obra que además de ser un proyecto personal contribuye a la regeneración de un país con un índice de natalidad muy bajo. Facilitar a las damas legionarias ser madres debería formar parte de su Credo y no como dijo el jefe del Tercio “que hay necesidades del servicio que priman sobre el derecho a la conciliación familiar”. Este precepto es aceptable que se interprete en una operación militar activa, pero no se puede sancionar a una madre por no desfilar por tener que cuidar a su hija. Quien ha de organizarse , como estime conveniente, no es la dama legionaria, sino la institución castrense que debe asumir el cuidado de los hijos de sus militares como otro de sus servicios a la patria. No al revés. Tener hijos es un acto patriótico . Culto a la muerte y culto a la vida.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies