Inalvys

Las mujeres, el agua de la vida

Sin agua no hay vida y no hay vida sin mujeres. Hoy mi paseo se alarma por el crujido con el que se pronuncia la tierra que piso. Es la manera que tiene éste campo de cultivo para contarme sus pesares. Tiene sed desde hace catorce años. No bebe agua porque su espejo en el mundo, ese cielo, no le da de beber como en siglos. Hubo mejores años en los que en esos veinte mil metros cuadrados resplandecían pintones tomates, lechugas, acelgas, berenjenas, remolachas, calabazas, cebollas zanahorias, habichuelas, quimbombó que lucían como un cuadro de  Renoir. Sin el agua empezaron a morir ante la impotencia de sus cosechadores que tienen fama popular de ser los más “vivos” de esa zona de Cuba.

Inalvys nació y aquí vive desde hace cuarenta años. Cuidando a éste campo como si cada metro fuera uno más del millar de niños y personas mayores a los que hay que alimentar. Con un cubo azul agarrado por su mano izquierda valora cada mata con el escozor en la boca del estómago de si llegará a poder recoger el fruto. Inalvys porfía a estas destemplanzas diarias. No es la única crueldad a la que debe resistir. El machismo intenta secar el crecimiento de la libertad femenina para poder trabajar así en la tierra como en su hogar. De cada cien hombres que están empleados en zonas rurales solo trabajan treinta mujeres. La lucha de igualdades pareciera ser una lucha de los países más desarrollados pero para conocer la vida de éstas mujeres es necesario entretenerse en ellas. Al amanecer ya se enfrentan al problema de dar de desayunar y lavar a sus hijos antes de que vayan al colegio porque no hay agua en sus casas. La escuela, donde tampoco hay agua, no puede darles el almuerzo a los pequeños que  devuelven a sus madres. Es difícil imaginarse vivir sin agua. No hay que esforzarse mucho en imaginar las nefastas derivadas de la sequía. Por todas estas circunstancias muchas mujeres han dejado de ir a trabajar al campo porque ya es suficientemente duro como para luego superar los problemas de sus casas y, el machismo. Otras mantienen la fortaleza física y mental de que pueden hacerlo, que deben hacerlo y de que les están ayudando a hacerlo.  Tiene derecho a ser libres y la necesidad de encajar en el mismo sitio. El Fondo ODS de la ONU, junto al gobierno de la isla y productores locales, se empeñaron en que éstas mujeres pudieran montar sus negocios, dirigir  la cooperativa y aprender a ser autosuficientes. Inalvys  controla la técnica, las tecnologías e incluso puede manejarse en el negocio del mercado. Su campo volverá a lucir con el colorido de un Renoir gracias al gobierno que le envía carros con cisternas de agua. En Abel Santamaría mejora el futuro porque como dice Inalvys, “aquí sabemos darle la vuelta a las cosas y que todo lo malo salga algo mejor”. Las ansias de libertad siempre han sido algo inherente a cualquier mujer inspiradora.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies