trumpa

Black Months en la Trump Tower

Acceder al interior de la Trump Tower es tan esforzado como pasar un control en un aeropuerto. La torre lleva acotada por vallas desde que Trump ganó la presidencia de los EEUU y comenzaron las manifestaciones a sus puertas contra las que los manifestantes tiraban e incendiaban objetos. A lo turistas se les recomendaba no acercarse a la zona, pero conseguí superar los controles, similares a los de el nivel por amenaza terrorista. En el interior de la torre siempre ha habido una vida fascinante de poder, lograda por la brillantez y el lujo de las tiendas que en su interior habitan. Pero el viernes más negro, para ellos, ha sido desde que Trump acotara el acceso desde el 8 de noviembre. Las tiendas están cerradas con persianas de seguridad, los policías vigilan cada planta y el bar con el nombre de su propio dueño está abierto pero sin clientes. Me pregunto si es un efecto Prestige. Si Trump habrá compensado económicamente a los dueños de estas esplendorosas tiendas, que pueden caer en la ruina si siguen así hasta el próximo 20 de enero, cuando él se traslade a vivir a la Casa Blanca.

trumpc

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies