Nenes online

Aulas para la paz

“Aulas para la paz” es idea de unos profesores de Bogotá, a quienes nadie hacía caso hasta que les ayudó la Fundación Telefónica. Los alumnos son hijos de guerrilleros que comparten pupitre, profesor, horas y resultados de exámenes junto a los hijos de aquellos que murieron a tiros por los guerrilleros. Hace un año, los niños se peleaban constantemente; hoy, casi no hay disputas entre ellos. El próximo objetivo es educar a los guerrilleros para que en elijan la opción de ser fontaneros o zapateros en vez de matar.

Césat Alierta, en una conferencia de Profuturo y el Fondo de Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, dijo que en este mundo casi todo ha cambiado, menos la educación. La electricidad es diferente, y los hospitales, pero no las escuelas, que siguen siendo prácticamente iguales. Un aula, una pizarra, pupitres, niños sentados frente a un profesor que aún sigue hablándoles de lo que era importante en los años 80. La educación es lo único que no ha cambiado en la era digital. Si no recibes una formación digitalizada es seguro que no encontrarás trabajo porque esos trabajos habrán desaparecido. El señor Alierta, junto al actual presidente de Telefónica, le preguntaron al Papa qué era lo que más le preocupaba del mundo. El Santo Padre respondió que los niños del Tercer Mundo, quienes no tienen educación, por lo que nunca saldrán de la pobreza. 50 millones de niños no van a la escuela y otros tantos reciben una nefasta educación. Telefónica y La Caixa hicieron cuentas y concluyeron que no cuesta tanto dinero educar a millones de niños en cualquier parte del mundo. Ya tenían otro objetivo: que un niño de Angola sea tan ilustrado como uno de Múnich. La solución, y esto ya es una realidad que la gente no sabe, es que es posible gracias a la educación digital. Consiste en la creación de una maletas portátiles, llenas de tabletas digitales que funcionan con luz solar, por lo que millones de niños en África, el Sureste Asiático y América Latina están recibiendo clases gracias a profesores que, a su vez, han sido preparados para ello. Para dar clases de manera individual a un niño que es más hábil con las matemáticas ante uno que ama las humanidades. Esta educación “personalizada” potencia el talento del individuo que contribuirá al desarrollo económico y social del país donde le haya tocado nacer y vivir. Ya han dado formación digital a 4 millones de niños y en 2020, 10 millones que viven en zonas vulnerables tendrán la misma oportunidad para aprender que uno en Nueva York o Londres. La transformación digital hay que implementarla también en nuestro conflictivo sistema educativo de manera radical en profesores, escuelas de Primaria, Secundaria y Universidades. Quien tenga educación digital tendrá trabajo y con ello un gran desarrollo de la Humanidad.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR