Armas

A tiros en el bloque

Cuando Santiago Abascal lucha por que los españoles tengan licencia de armas para poder defender a sus hijas ante una posible violación, dentro de sus hogares, me aterro. El hecho de la forma de proponer ese supuesto además de una falacia, es puro machismo. De risa. No me siento invitada a sacarme la licencia de armas. Incita, expresamente, a que el hombre de la familia se imagine que un criminal entra en su casa a violar a sus hijas. No habla de defender a los hijos varones. Primero: España no es un país donde los criminales van violando a mujeres a domicilio, ni nos asaltan en nuestras propias camas, cual fuerte del Oeste arrasado por enloquecidos indios a caballo. Segundo: ¿qué se imagina el líder de Vox, qué se vive en una finca de cien mil metros de parcela? ¿Incluso, en un chalé o en una urbanización a las afuera de la ciudad? En zonas aisladas de la urbe, en plena noche se escuchan ruidos que el viento puede convertir en personas sospechosas cuando el miedo acecha. ¿Y si en vez de ser el viento el que hace figuras humanas con las hojas de los árboles resulta que en plena madrugada a una familia se le ha pinchado una rueda del coche y está acudiendo a su finca para pedir ayuda y el hombre de la casa, con la licencia de armas entre los dientes, enfunda la pistola, y le pega cuatro tiros y lo mata? ¿Irá a la cárcel o le darán la medalla al mérito civil como promete el secretario general de Vox Javier Ortega Smith? Cuidadito porque para la testosterona una medalla resulta tentadora ¿Hasta dónde, entonces, legalmente le liberarían de la cárcel al valiente hombre armado de ir a la cárcel por matar a un inocente que ha rondado por su finca? ¿La pistola va a estar atada con una cadenita, en el interior de la casa, para que no pueda salir fuera del recinto del hogar? ¿Hasta dónde es legal que lleguen las balas? ¿Y quién me asegura que el del 5ºA y el del 2ºB no se van a enzarzar a balazos por culpa de una derrama? Con lo bien que nos cuida nuestro portero, el muro de contención que supone el visor del portero automático de la comunidad, la mirilla en la puerta, el contrato con Prosegur o Seguritas Direct, que están conectados con la Policía quien acude al presionar un botón desde nuestra vivienda. Incluso podemos ver el interior de nuestros dormitorios y salones desde el móvil cuando salimos. Qué empeño por que estemos armados con pistolas. No hace falta mucho esfuerzo por ver las estadísticas en EEUU para ver los resultados de quienes tienen armas en casa.

Leer el artículo de Mariló Montero en El Diario de Sevilla.

Las columnas de Mariló Montero se publican en todas las cabeceras del Grupo JOLY:
El Diario de Sevilla, El Diario de Jerez, El Diario de Cádiz, El Día de Córdoba,
Huelva Información, Granada Hoy, Málaga Hoy, Diario de Almería y Europa Sur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies